¿El trabajo desaparecerá en el futuro como elemento de medida en el reparto de la riqueza? Si el trabajo no es un condicionante para vivir, ¿lo será la formación?, ¿de que tipo?

Juan Domingo Farnos

Image for post
Image for post

#trabajo #formación #riqueza #educacion #work #training #elearning #learning #EducacionDisruptiva

La tecnología cambia rápidamente el lugar de trabajo y las habilidades exigidas, haciendo que los trabajadores actuales sean menos empleables. Un enfoque es pensar en el tipo de trabajo que la tecnología no puede reemplazar.

El auge de la automatización y la tecnología nos ha llevado a un punto de inflexión único. En el futuro, los que prosperarán serán aquellos que hayan sabido adaptarse al nuevo entorno. ¿Habrá en el futuro suficiente empleo para reubicar y reciclar a las personas que serán desplazadas por la automatización?. ¿Sería posible establecer un sistema de reparto de la riqueza que sustituya al trabajo?

Pero el Registro de nuestros aprendizajes, trabajos… prioriza el intercambio y los datos y su análisis de uso tanto en una primera opción, como en su retroalimentación, que sería su segunda parte y eso ya serían metadatos,

La digitalización y la robotización de millones de trabajos emerge como una tendencia inevitable. Y este proceso ya se ha cobrado múltiples “víctimas”, es decir, aquellas instituciones, sistemas y organismos que no son capaces de adecuarse a las pautas del nuevo escenario. Y entre estas “víctimas” podemos considerar la pérdida de muchos negocios y empleos que han dejado de ser útiles o necesarios.

Las empresas son se hacen muy grandes en cuanto a mercados en un mundo en red y más global y en cambio necesitan cada vez menos personas empleables debido al incremento de la eficiencia.

El resultado es que cada vez hay menos trabajo disponible y los aspirantes a trabajar cada vez son más. Ante esta situación y dado que el efecto de la tecnología parece inevitable, deberíamos prepararnos para poder dar una solución a este problema, que pronto se nos presentará en toda su magnitud.

Prácticamente todas las industrias y sectores productivos han aumentado su eficiencia: ya no hace falta tanta gente como hace décadas para desempeñar el mismo tipo de trabajos. Y para completar el cuadro, hasta hace pocas décadas gran parte de las mujeres no trabajaban (y ese cambio debemos considerarlo como un gran logro social), y muchas manufacturas se hacían en el país, con mano de obra propia, y no deslocalizando empresas como en la actualidad.

El resultado es que cada vez hay menos trabajo disponible y los aspirantes a trabajar cada vez son más. Ante esta situación y dado que el efecto de la tecnología parece inevitable, deberíamos prepararnos para poder dar una solución a este problema, que pronto se nos presentará en toda su magnitud.

A lo mejor el trabajo del futuro será solo un PRIVILEGIO, ya no en una obligación y la riqueza (es de preveer que no se entenderá como en la actualidad) no se basará en el trabajo y si en otros factores más sociales.

Cuando nos adentramos en la proyección de escenarios de aprendizaje y de trabajo, deberemos siempre mirar hacia adelante mediante la comprensión de la naturaleza y el impacto de las fuerzas impulsoras, las que de alguna manera preveemos como con mayor capacidad de certidumbre y de otras, que siendo totalmente inciertas nos ofrecerán un caudal mayor de creatividad . (Hoy somos capaces de crear oportunidades por medio de una amplia utilización de los recursos de e-learning y la educación científica basada en la investigación a través de la educación del diseño con escenarios de aprendizaje abiertos, inclusivos y ubícuos).

Se puede sentir un mayor impacto en los países en desarrollo. Si la informatización hace que los países de ingresos altos sean más autosuficientes, menos deslocalización y más “reshoring” — entonces los países en desarrollo pueden perder su ventaja salarial. Además de frenar el crecimiento del empleo, la automatización también puede aumentar la desigualdad de ingresos.

La disrupción tecnológica se debate ampliamente en los países industrializados y de altos ingresos; Sin embargo, los responsables de la formulación de políticas en los países en desarrollo también deben empezar a preocuparse por el impacto de la automatización.

Miramos hacia adelante , haciendo todo lo posible para tomar decisiones inteligentes, sabemos que no siempre serán acertadas, por lo que debemos estar preparados para ser capaces de incidir en procesos de retroalimentación, bien correctores (innovaciones) o, por el contrario, disruptoras, con lo que el escenario previsto en principio se nos moverá completamente y es aquí doce los escenarios colaborativos y especialmente los cooperativos, entrarán en pleno funcionamiento.

La planificación de escenarios se deriva de la observación de que, dada la imposibilidad de conocer con precisión cómo en el futuro interactuaremos, una buena decisión o estrategia a adoptar es la que juega bien a través de varios futuros posibles. Estos conjuntos de escenarios son, esencialmente historias sobre el futuro, cada uno modela un mundo verosímil distinto, o también simulado sin saber exactamente como será pero con propuestas que creemos podrían ser, en la que algún día podríamos tener que vivir y trabajar y aprender… creando escenarios virtuales con los que podamos experimentar en el ensayo-error que de otra manera no podríamos hacer nunca.

La tecnología cambia rápidamente el lugar de trabajo y las habilidades exigidas, inmediatamente haciendo a trabajadores actuales menos empleables. Mientras tanto, los sistemas educativos son lentos para cambiar en términos de la creación de nuevas habilidades.

En primer lugar, es importante distinguir entre los tres tipos de “recursos de colaboración” que los aprendices, empleados.. invierten en otros para crear valor:. Informativos, sociales y personales recursos informativos son los conocimientos y habilidades de la experiencia que se puede grabar y pasó sobre los recursos sociales. involucrar a la propia conciencia, el acceso, y la posición en una red, que se puede utilizar para ayudar a sus colegas para que colaboren mejor entre sí. Los recursos personales incluyen el propio tiempo y energía.

Para ello debemos desaprender ya que la explosión de TI y la llegada de aparatos han hecho que las condiciones cambien, sus escenarios, las implicaciones personales y colectivas, condiciones sine qua non para la supervivencia. Cualquiera que quiera comprar un nuevo aparato tiene que desaprender esencialmente sobre su viejo y volver a aprender sobre el aparato más nuevo para mantenerse conectado y actualizado.

A medida que aumente la demanda de nuevas habilidades, el reto será anticipar cuáles podrían ser esas habilidades. Para algunos, la respuesta es ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) habilidades, así como la codificación para que las personas pueden desarrollar o trabajar con la tecnología.

De hecho, estamos viendo altos retornos a las habilidades cognitivas, especialmente habilidades no rutinarias.

Estas habilidades son:

-Habilidades de resolución de problemas para pensar críticamente y analizar

-Aprender habilidades para adquirir nuevos conocimientos

-Habilidades de comunicación, incluyendo lectura y escritura

-Habilidades personales para la autogestión, la toma de juicios sólidos y la gestión de los riesgos

-Habilidades sociales para la colaboración, el trabajo en equipo, la gestión, el liderazgo y la resolución de conflictos

Preparar a los estudiantes para el mundo del trabajo futuro:

Según Diego Santos “Posicionarse en el mercado de trabajo no solo es cuestión de formación académica. Muchas veces son aún más importantes otras habilidades complementarias, también conocidas como competencias transversales. Algunos ejemplos destacados son la comunicación interpersonal, las habilidades de negociación, la capacidad de presentar ideas de forma clara, etc.”

Este tipo de habilidades deben ser estimuladas a lo largo de la vida académica del estudiante para que luego puedan convertirse en una ventaja competitiva a su favor.

La automatización implica tanto la depravación como la necesidad de nuevas habilidades. Para muchos países en desarrollo, la consolidación de las competencias básicas sigue siendo la prioridad más urgente.

No es probable que las habilidades necesarias para el éxito provengan de las fuentes habituales. Los modelos más prometedores de educación y formación que pueden ofrecer habilidades básicas y nuevas se centran en los elementos de los sistemas educativos eficaces. Los sistemas que hacen bien preparan a los niños desde el principio, se reforman continuamente y usan la información para mejorar y rendir cuentas.

juandon

Written by

Investigador y docente en e-learning, tecnologías educativas y gestión de l conocimiento, online facilitator.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store