Soluciones a una economía global dinámica, un plan de estudios estático y un aula inspirada en el pasado (Educación Disruptiva)

Juan Domingo Farnos

Image for post
Image for post

Si la educación era para el pasado, entonces la falta de educación es el futuro.

La educación llega tarde porque pasa demasiado tiempo entre el momento en que se producen las novedades, el momento en que se desarrollan interpretaciones que nos permitan entenderlas razonablemente y el momento en que se consigue transmitir esas interpretaciones a las nuevas generaciones de docentes. Este proceso funcionó con fluidez durante muchas décadas, pero ahora no hay tiempo material para reproducirlo. Los cambios se producen con demasiada rapidez como para que se pueda responder a ellos desde los planes de estudio.

Con los robots borrando cada vez más las líneas entre la inteligencia humana y su equivalente artificial, las cualidades humanas esenciales de ingenio, agilidad y curiosidad son más importantes que nunca. A pesar de abandonar la era industrial por una era de innovación, nuestro modelo de escolarización masiva obligatoria refleja las fábricas anticuadas. Si queremos distinguirnos de los robots, necesitamos un modelo educativo que cultive la creatividad en lugar de aplastarla.

En las universidades hay una creciente (y justificado) la preocupación de que todo va a cambiar pronto. Los nuevos datos y análisis de incrementar la ansiedad de que el monopolio actual de la educación superior se perderá y sólo pocas universidades sobrevivirá. Nadie sabe qué, cómo muchos o incluso si alguna universidad tendrán la oportunidad de celebrar a mediados de este siglo. Ensordecidos por el ruido de varios burócratas y académicos mediocres interesados a decir sólo lo que sus amos les gusta oír, algunas universidades y grupos académicos luchan por ver más allá de las modas y consignas lo que se perfila el futuro que cambiará su existencia.

Esta inquietud se justifica oculto. Un número cada vez mayor de factores perturbadores:

a– añadir al impacto evidente y masiva de Internet y la educación en línea

b– ya están cambiando el panorama de la educación superior:

— -El aumento significativo de la juventud aislamiento y la marginación, el desempleo y el subempleo persistente de posgrado, un pronóstico sobre los aspectos económicos de un desaceleración constante del crecimiento mundial (con implicaciones para el número de estudiantes internacionales) y las cuestiones de la evolución del envejecimiento de la población mundial (y las implicaciones en materia de estrategias de aprendizaje permanente y el número de estudiantes locales). Incluso hay más en el horizonte y — mientras que la enseñanza y el aprendizaje están siendo organizadas dentro de los muros universitarios por modelos diseñados en 1960 — el ritmo del cambio se está acelerando.

— –No sucintamente se verá aquí en algunos de estos factores y ver cómo construir una tormenta perfecta que va a cambiar el panorama de las universidades y de nuestro futuro. La educación superior está en la encrucijada y grandes cambios están empezando a desmoronarse.

En una economía global dinámica, un plan de estudios fijo y un aula inspirados en el pasado difícilmente pueden satisfacer las necesidades del presente, y mucho menos el futuro. El Foro Económico Mundial informa que algunas de las carreras y habilidades más populares y necesarias de hoy no existían hace 10 o incluso cinco años atrás, y la mayoría de los estudiantes de escuelas primarias de hoy trabajarán en trabajos que aún no se han creado. El futuro del trabajo, en otras palabras, depende de la creatividad.

En lugar de pensar en una nueva capacitación limitada, habrá una necesidad de centrarse en cultivar capacidades humanas mucho más fundamentales que impliquen curiosidad, imaginación y creatividad. Este cambio de enfoque requerirá que repensemos nuestro enfoque de la educación desde cero.

Es tan claro para mí que el sistema escolar no quiere una serie de relaciones positivas”, . “Los mecanismos que se establecieron, el control externo, la reducción estricta y casi la eliminación de la autonomía en todos los niveles, es un problema sistémico”.

“Creamos el espacio para el aprendizaje y lo apoyamos de muchas maneras”

En la era de los robots, la creatividad humana es nuestro diferenciador clave. Sin embargo, la escolarización masiva obligatoria continúa operando en un modelo de línea de ensamblaje más adecuado para producir widgets que ingenio. Para pasar con éxito a la era de la innovación, necesitamos un nuevo modelo de educación que respalde la creatividad natural, la exuberancia y el ingenio del niño.

Pese a esto, la organización del conocimiento en numerosas disciplinas ha estimulado modelos curriculares e investigativos disociados, impidiendo cada vez más la integración metodológica y epistemológica. En este escenario, las universidades, en tanto actores neurálgicos de estos procesos, manifiestan una profunda ruptura práxica en torno a la organización disciplinaria, transformando el problema de su integración en uno de los nodos críticos fundamentales de la educación contemporánea.

En consecuencia y para efectos de la presente propuesta, se debe añadir que los resultados y debates, dentro del fenómeno de las reformas universitarias, no tienen un correlato investigativo suficiente en el contexto chileno, por lo cual se justifican estudios que dimensionen la discusión global en la particularidad de la educación superior en el país, desde un nivel de indagación no sólo programático, sino epistémico.

La escuela no puede prepararlos para un futuro contacto con la globalización, sino que, en términos generales, sólo puede reaccionar ante un contacto que ya se ha producido o ya se está produciendo. Desde el punto de vista de los alumnos, primero está el contacto con el mundo globalizado y después está el contacto con la escuela. Pretender invertir los términos es sencillamente una quimera.

En consecuencia, si queremos darle un mejor equipaje cultural a los miembros de las nuevas generaciones (y si queremos proporcionárnoslo a nosotros mismos) el primer frente de ataque no estará en la institución escolar sino fuera de ella, más precisamente en ese terreno difuso pero decisivo al que llamamos cultura. El desafío es cómo desarrollar una nueva sensibilidad, cómo reforzar nuestra capacidad de establecer conexiones entre hechos, cómo modificar nuestras categorías de análisis, de modo tal que la inevitable inmersión en el mundo globalizado no nos hunda en el desconcierto y en la irracionalidad colectiva…

Tal vez debamos empezar a pensar que buena parte de esos recursos no están dentro del sistema educativo sino fuera de él. Más precisamente: en ese mismo mundo de la cultura que nos presenta tantos desafíos. Ver al sistema educativo como una fortaleza que debe resistir los embates del mundo exterior no sólo es una actitud demasiado defensiva, sino probablemente una actitud que nos lleve al fracaso. Porque es fuera del sistema escolar donde se producen las mayores innovaciones, donde se desarrollan las nuevas destrezas y donde opera mucha gente que tiene cosas para enseñar y para transmitir.

Por eso, si nos abroquelamos en sistemas educativos cerrados, nos condenaremos a llegar siempre tarde. No se trata de mimetizarse con lo que pasa fuera de la escuela (seguramente una mala estrategia) sino de movilizar los recursos que allí se encuentran para dar una mejor respuesta educativa.

Si consideramos la libertad como el elemento más importante para cualquier persona y viendo las muchas posibilidades que hoy en día existen para aprender, la escolarización obligatoria, ¿es necesaria hoy en día?, o por el contrario será mejor ejercer esta libertad y tener la posibilidad de aprender donde queramos, cuando queramos y cómo queramos….

Podemos establecer una serie de condicionamientos como:

Educación o no educación

Ubicación (por ejemplo, instalaciones educativas o de la comunidad, los lugares de trabajo)

Intencionalidad aprendiz / profesor / actividad (voluntarismo)

Alcance de la planificación o estructuración intencional

Naturaleza y alcance de la evaluación y acreditación

Los plazos de aprendizaje

La medida en que el aprendizaje es tácito o explícito

La medida en que el aprendizaje es un contexto específico o generalizable / transferible

Determinación externa o no

Si el aprendizaje es visto como trascendente o no. ‘

Parte de un curso o no.

Si los resultados pueden ser medidos

Si el aprendizaje es colectivo / colaborativo, cooperativo o individual

El estado de los conocimientos y el aprendizaje

La naturaleza del conocimiento

Relaciones alumno — profesor

Enfoques pedagógicos

La mediación del aprendizaje — por quién y cómo

Propósitos e intereses para satisfacer las necesidades de los grupos dominantes o marginados

Ubicación dentro de las relaciones de poder más amplias

Si hay o no control dentro del aprendizaje.

Es importante no ver los atributos formales e informales como algo separado, a la espera de ser integrados. Este es el punto de vista dominante en la literatura, y es un error. Por lo tanto, el desafío no es, de alguna manera, combinar el aprendizaje formal e informal, para los atributos formales e informales están presentes y relacionados entre sí, lo queramos o no.

La cuestión es que las personas que nos dedicamos a pensar sobre la educación hemos hecho mal la primera premisa, establecer ideas sobre la educación, si, parece un absurdo, pero nunca hemos tenido claro que quizás esta Sociedad no quiere que la EDUCACIÓN sea lo mismo que ha sido hasta ahora, y aquí radica el principal handicap, hemos empezado por un terreno “contaminado” y lo único que conseguimos es ir descontaminando algo que ya no tiene remedio, que pertenece a otras épocas y que en esta nueva Sociedad no tiene razón de ser.

Esta nueva Sociedad hace que se genera otra Cultura de la Educación, donde ya nadie se “refugiará” en el paraguas de las Escuelas y Universidades, éstas han perdido su “poder” de valores refugio, de totems del conocimiento y de “validadores” de titulaciones que no solo no servían para nada sino que segregaban, establecían brechas que encumbraban a unos y “hundían en la miseria a otros (los marginaban y excluían socialmente).

“La función principal de una universidad es descubrir y difundir conocimientos por medio de la investigación y la docencia. Para cumplir esta función un libre intercambio de ideas es necesario no sólo dentro de sus paredes, pero con el más allá también. De ello se desprende que una universidad debe hacer todo lo posible para asegurar en ella el mayor grado de libertad intelectual. La historia del desarrollo intelectual y descubrimiento demuestra claramente la necesidad de la libertad sin restricciones, el derecho a pensar lo impensable, el innombrable discutir y cuestionar la indiscutible “.

juandon

Written by

Investigador y docente en e-learning, tecnologías educativas y gestión de l conocimiento, online facilitator.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store