VALORES: del Nihilismo de Nietzsche a la construcción disruptiva de Farnós

Juan Domingo Farnos

Image for post
Image for post

Esta mañana conversaba con un amigo personal dr. en medicina sobre el COVID, como es lógico, pero especialmente sobre la posición de la sociedad frente a lo que nos viene encima: repartir el poco trabajo que cada vez será menos, como se mantendrán las familias y la posibilidad que el Estado tenga que “imprimir dinero” no a manera de renta mínima de subsistencia, si no de que los ciudadanos sean una especie de accionistas del mismo-entendiendo que el trabajo ya no se entenderá como se hace ahora- lo que ocasionará una nueva forma de entender el orden las cosas y como no, las formas de vivir (socialización).

La otra versión sería el “dominio” de los poderosos, las grandes oligarquías de las diferentes disciplinas: comunicación, inteligencia artificial, datos, energías … que pueden subyugar a la población haciéndoles completamente serviles, aunque mi opinión no va por ese lugar ya que veo la red lo suficientemente fuerte en sus eslabones más “débiles” para impedirlo.

La propia rigidez jerárquica de organizaciones dominantes hace que sea imposible un dominio perpetuado en el tiempo, al igual que puede suceder con un estado dogmático y “feudal”, por lo que las situaciones serán completamente flexibles dependiendo, eso si, de la agilidad que vayan adquiriendo, un futuro más abierto y diverso u otro más cerrado y rígido (por lo tanto con peligros de roturas).

Algunos ya lo llamamos 4ª Revolución Industrial pero a lo mejor es una pura “deriva de los tiempos”, lo que hará saltar por los aires y de manera completa el término, SOCIEDAD, o por lo menos la que construyamos no se parecerá en nada a la del pasado.

La tecnificación no será la que agotará la humanización, no, ni tan solo pasará lo que era muy temido por todos, el control de las máquinas, si no que serán los ciudadanos quienes vivan: se organicen, se desarrollen, convivan, aprendan.. de una manera completamente inverosímil a día de hoy.

Todo este nuevo engranaje, posiblemente en red, fomentará que la nueva cultura que escribamos redacte sus nuevos valores, los “nuevos mandamientos”, que si bien no estarán sobre una “tabla” si lo harán en la mente y la realidad cotidiana de las personas.

Ahora estamos ya conviviendo con una “ Ciudadanía Algoritmica”, una nueva forma de ciudadanía, sus derechos, sus lealtades, están siendo constantemente preguntados, calculados y reescritos…así es vivir en la red, en internet, creer que es otra cosa, es engañarse.

No se refiere en ningún caso al NIHILISMO DE NIETZSCHE: “Las doctrinas que propugnan la ausencia de convicciones verdaderas y, especialmente, la ausencia de valores, aunque es muy discutible que él mismo lo siguiese ya que lo emparenta con el estilo de vida que llevan todas las religiones semíticas, es decir, judaísmo, catolicismo, islam y cristianismo. Para Nietzsche creer en dichas religiones es precisamente ser un nihilista; una persona que niega el valor de la vida misma y, en la búsqueda de aliviar su sufrimiento terrenal, cree en un mundo trascendente donde no tendrá que sufrir más. ”

Si bien es cierto que se mueven por una decadencia social agotada de los valores ficticios representados en escenarios anticuados, por la cultura judeo- cristianismo, la vieja moral. y la aparición de las tecnologías digitales, que se quiera o no han dinamitado la vieja manera de vivir y de entender las cosas.

Para los nihilistas los valores son “CONTENIDOS” estáticos, dogmas, mientras que para los que construimos con la Educación Disruptiva, son procesos inacabados y cambiantes en cada momento, por tanto, muy diferentes en su “idea” de unos sobre otros.

El papel del nihilismo es el de negar para afirmar, destruir para crear, mientras que el de la EDUACION DISRUPTIVA es solo crear una cultura nueva con sus valores propios, sin mirar atrás ya que su mayoría de ciudadanos ni tan solo conocen el viejo paradigma.

“Un nihilista es alguien que prefiere creer en la nada a no creer en nada”, asevera Nietzsche, mientras que un ciudadano de la 4ª Revolución Industrial y de la Educación Disruptiva, puede creer o no en lo que quiera pero intenta evidenciar a base de pruebas lo que quiere de manera personalizada y socializadora.

juandon

Written by

Investigador y docente en e-learning, tecnologías educativas y gestión de l conocimiento, online facilitator.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store